El carnaval de Salvador de Bahía

Tradición, colores, música y mucha fiesta. Todo en la gran celebración!

Bahia, al noreste de Brasil, fue el mayor puerto de esclavos africanos del continente americano durante la época colonial. En su arquitectura se pueden observar ostentosas iglesias al estilo europeo, construidas a los fines de opacar la identidad “afro” que rebosa en cada rincón de esta pintoresca ciudad.

Su capital, Salvador de Bahia, se encuentra cargada de rituales y tradiciones que se conservan gracias a la re-significación que hace cada habitante de las mismas y partir de esto surge una de las fiestas más multitudinarias y populares que celebra el continente… “EL CARNAVAL DE SALVADOR”.

El carnaval de Salvador es una de las fiestas más grandes de Latinoamerica. Durante tres intensos días, se convocan miles de personas, para vivir una de las experiencias más poderosas, místicas e inolvidables que puede ofrecernos Brasil. 

Esta celebración a diferencia del famoso Carnaval de Rio, se despliega en las calles céntricas de la ciudad y no en un espacio cerrado como el sambodromo. A lo largo de las mismas, desfilan grandes camiones llamados “Trios Electricos”, que, con potentes equipos de sonido, reproducen la música en vivo, que tocan las orquestas que se encuentran en el techo del vehículo. La samba, el axe, algunos sonidos electrónicos y la percusión hacen una combinación imposible de resistirse al baile.

Tanto los turistas como los nativos, se visten con trajes de época o disfraces, en donde predomina el color blanco y disfrutan del baile en las calles o en las carpas (o camarotes) que ofrecen un ambiente más exclusivo, a cierto costo económico.

Los recorridos del desfile de carnaval, se desarrollan a partir de grupos de personas, conocidos como “Blocos” que desfilan enfatizando sus orígenes africanos, a través de batucadas exclusivamente compuestas por percusionistas.

También, tienen lugar los bloques compuestos por la comunidad LGTBQy+ que concentran su actividad en determinados callejones, con una impronta de música electrónica, bebidas y purpurina.

La fusión que se logra en estos tres días de pura fiesta, vuelven a Salvador de Bahia un destino inevitable para el turista que elige Brasil. El carnaval con sus fuertes raíces africanas, combinado con las costumbres modernas, las cálidas playas de la costa Atlántica, y la alegría de su gente nos transportan a un paraíso.

COMPARTIR

Artículos relacionados